Las plantas, al igual que los seres humanos, tienen un rango de temperatura óptimo de funcionamiento. Cuando las temperaturas se salen de ese rango, en este caso que nos ocupa por arriba, se producen daños, los cultivos no vegetan bien, llegando incluso a detener su estado vegetativo y provocar lesiones irreversibles e incluso la muerte.

AGROWHITE® y CODIORGAN-GLB® proporcionan una protección integral, física y bioquímica, frente a los fenómenos negativos que provocan las altas temperaturas y altos índices de radiación en los cultivos.

Leer más: